Los tatuajes de Ryan Rollins cuentan la historia del novato de los Warriors, la motivación de la familia primero

LAS VEGAS — Ryan Rollins no era completamente nuevo en el Área de la Bahía cuando entrenó por primera vez para los Warriors en el Chase Center antes del Draft de la NBA de 2022, antes de que Golden State gastara $2 millones para pasar del No. 51 al No. 44 en general en un canje con los Atlanta Hawks para agregar al ahora guardia de 20 años. Sin embargo, estaba lejos de sus raíces en Michigan.

Lo que lo mantuvo conectado a tierra y motivado en su hogar en Detroit es lo que lo trajo por primera vez a The Bay: Family.

“Fue diferente”, dijo Rollins a NBC Sports Bay Area sobre su primera vez en San Francisco, en el último episodio de Dubs Talk en una entrevista durante la Liga de Verano de Las Vegas. “Me gusta, seguro. Sin embargo, es diferente al Medio Oeste: Detroit, el área de Toledo. Pero me gusta.

“Me va a encantar, seguro. Y también tengo un poco de familia. Ya había estado allí. No estaba acostumbrado, pero sabía qué esperar. Sí, yo me va a gustar”.

La familia, para Rollins, lo es todo.

Mantenerse cerca de su familia jugó un papel importante en la elección de Rollins de jugar colegialmente en Toledo en lugar de Kent State y Ball State. Kent State estaría a más de tres o cuatro horas en auto para que los padres de Rollins, Toni y Chris Sr., lo vieran jugar. Ball State habría sido de al menos cuatro horas. Toledo, sin embargo, fue una hora más o menos en coche para que los padres de Rollins lo vieran prosperar y convertirse en un prospecto legítimo de la NBA.

Ahora, su nuevo hogar en Chase Center en San Francisco está a más de 2,400 millas del gimnasio de la escuela secundaria en Macomb Township, Michigan, donde jugó para los Dakota High School Cougars. Tener algo de familia en Oakland y Vallejo ciertamente ayuda a aliviar los sentimientos de añoranza. Y todo lo que tiene que hacer es mirar su brazo izquierdo para recordar lo que lo mantiene en marcha.

Cuando Rollins levanta su brazo izquierdo durante nuestra entrevista en el Aria Resort and Casino en Las Vegas, comienza a explicar el arte que literalmente representa llevar el corazón en la mano.

“Eso es lo que pasa con mis tatuajes: hay una historia con todos ellos”, dice Rollins. “Este es el primero en realidad. Es FOE, eso es Family Over Everything. Y es como si estuviera en mis manos desde que obtuve el baloncesto. Puedo cambiar la vida de mi familia con el baloncesto, porque está en mis manos”.

Una vez que promedió 13.7 puntos y fue nombrado estudiante de primer año del año de MAC, Rollins comenzó a ver realmente que podía convertir sus sueños de baloncesto en realidad. Luego aumentó su promedio de anotaciones a 18,9 puntos como estudiante de segundo año, lo que representa una diferencia de 5,2 puntos. Llevando a Toledo a su segundo campeonato MAC consecutivo, Rollins voló en los tableros de draft.

Luego vino el draft de junio, con los Warriors viéndolo como un talento de primera ronda y atrapándolo con la selección número 14 de la segunda ronda. Dibujada debajo de su muñeca y arriba de la ‘E’ en FOE hay una pelota de baloncesto Spalding con el logo de la NBA al frente y al centro. El 28 de julio, más de un mes después del draft, Rollins firmó su primer contrato profesional, uno por valor de $ 4.8 millones durante tres añoscon los dos primeros años totalmente garantizados.

Se completó el paso 1 para cambiar la vida de su familia con el baloncesto.

“Y luego este”, dijo Rollins, mirando el interior de su antebrazo izquierdo. “‘Sé fuerte y valiente, no tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor nos guía dondequiera que vayas’.

“Es una cita que me quedo conmigo, solo para saber que Dios está conmigo donde quiera que vaya. Él me tiene en una burbuja de protección”.

Al lado de FOE, Rollins tiene el año en que falleció su abuela grabado en números romanos, y volando hacia la ‘F’ hay una paloma, o ángel guardián como él lo describe, para su abuela.

Su tinta es su historia, lo que tiene más cercano y querido.

“Sí, todos mis tatuajes tienen historias”, dijo. “Es amable de mi parte en cierto modo”.

RELACIONADO: Cuando el futuro de Rollins en la NBA quedó claro para el novato de los Warriors

Cuando Rollins llegó al campus de Toledo en 2020, no tenía tatuajes. Con el crecimiento de su juego vino el crecimiento de Rollins como persona dentro y fuera de la cancha. El inicio de su media manga correspondía a esa maduración.

A los 18 años, Rollins estaba listo para que su cuerpo dejara de ser una pizarra en blanco. Mucho antes, sabía que la familia sería su luz guía y máxima inspiración.

Con su camiseta número 2 de los Warriors colgando sobre su estatura delgada, este es solo el comienzo para Ryan y el resto del equipo de Rollins.

“Familia, eso es lo principal en la vida”, dijo Rollins. “Ese es uno de mis principales objetivos en la vida: solo cambiar sus vidas con mis habilidades y simplemente retribuir.

“Honestamente, eso es lo que quiero hacer”.

Descarga y sigue el Podcast de Dubs Talk

Leave a Reply

Your email address will not be published.